La cerámica ha sabido adaptarse a las tendencias en decoración, de esta forma se vuelve un elemento bastante versátil a la hora de decorar. La cerámica puede adoptar un aspecto similar a la piedra o madera, aumentando las posibilidades para nuestros hogares.

Si te decantas por un suelo de cerámica tiene bastantes ventajas… pero también algún que otro inconveniente. Los suelos que imitan a madera -de cerámica- son bastante realistas y difícil de diferenciar. La resistencia será su mayor ventaja, esta se conservará por mucho tiempo.

La cerámica, imitando a piedra, es lo contrario… es decir, la cerámica tiene menor resistencia que la piedra… pero la ventaja en este caso la encontramos en el precio, siendo mucho más asequible.

Si conoces el concepto de cerámica decorativa, esta nos brinda un acabado de papel pintado. Podemos elegir entre una gran variedad de colores, texturas, detalles artísticos… etc. En este caso sobresalta la resistencia al paso de los años.

En cuanto a su limpieza, es extremadamente sencilla. Como ves la cerámica puede imitar casi todo tipo de material, colores y texturas… esto incrementa su versatilidad en cuanto a la decoración.

Como hemos dicho entre las ventajas vemos que este material es muy resistente al tiempo y tiene menor coste, que otros materiales. En cuanto a sus desventajas o inconvenientes encontramos que su resistencia a los años es menor que la piedra y que su colocación se hace más complicada que otro tipo de material.