No siempre es necesario realizar un cambio radical a la decoración de la cocina, en ocasiones con sólo agregar algún detalle de color podremos darle un toque diferente que nos alegrará la estancia. Hoy te enseñaremos hacer algunos colgadores de cocina muy originales usando unos viejos tenedores o unas cucharas que no uses más.

Los colgadores son muy usados en las cocinas, especialmente cuando se quieren ordenar los delantales, trapos, guantes. Gracias a los colgadores que aprenderás hacer paso a paso tendrás la cocina ordenada, prolija y muy bonita.

Colgadores de cocina
Fuente: AlexanderHlpert

En primer lugar deberás doblar los cubiertos de metal (tenedores o cucharas), así le darás una forma de gancho. Dentro de las opciones los que mejores quedan son los más antiguos. Si no puedes hacer tanta fuerza podrás ayudarte con una sargenta.

Si aún así notas que los cubiertos son muy duros una buena alternativa es remojar las piezas en agua hirviendo por un rato para que se ablanden un poco. Trabaja con precaución para no quemarte. Cuando tengas los ganchos listos deberás colocarlos sobre una base. Tomamos una madera que lijaremos suavemente, retiramos muy bien el polvo y colocaremos un fondo fijador sobre la superficie.

Cuando seque el fijador aplica una mano de barniz que además de proteger la madera te ayudará a darle una bonita decoración. Cuando el barniz esté seco pegaremos los cubiertos con un adhesivo muy fuerte. Se deberá usar pegamento y presionar para que se pegue bien sobre la superficie.

Tal y como hicimos en el primer caso pegaremos los otros ganchos. Luego, en la parte posterior, pondremos una cinta adhesiva doble para pegar la madera en la pared. Verificamos que haya quedado perfectamente adherido.

Con un poco de creatividad y unos cubiertos metálicos que ya no uses podrás obtener un práctico colgador que ayudará a tener la cocina más ordenada.