Los colores de los muebles, son igualmente una decisión cuando tratamos de elegir en su compra.

Ten en cuenta que los muebles de un solo color, con el tiempo resultan monótonos, tampoco te aconsejamos que sean demasiado extremos, pues podrían tender a la extravagancia o pasarnos de innovadores.

Si quieres una guía, fíjate primero en el color del piso, si este es marrón, lo mejor, es comprarlo en esta tonalidad. Igualmente si el piso es negro, los tonos en ese color o si es rojizo, sigue la  misma línea. Todo depende de la tonalidad del suelo.

Otro elemento que debe servirnos de guía, son el color de las paredes. Todo lo contrario que ocurre con el piso, los muebles con las paredes han de contrastar, por ello, nunca observarás una casa con suelos y paredes del mismo tono. El contraste, debe ser armónico.

Cuando ya tengas decidido el color de los muebles, juega ahora con el textil y los complementos y siempre realza los de la misma gama, por ejemplo, fucsia con rosa pastel y salmón, es perfecto. Marrón con anaranjado y beige, es otra combinación muy acorde.

Otra cosa a tener en cuenta, son la diferencia de los catálogos a los muebles en realidad, siempre varía un poco, no solo por la fotografía, sino por el tono que luego cogen en el hogar, debido a la iluminación, el tamaño de la pared o el color de las paredes. Un consejo, es que le hagas una foto a la habitación y compares en la tienda como quedaría.

Fuente: decora ilumina