La aparición de humedades es uno de los problemas más graves que pueden afectar a las paredes de la casa. Este problema puede estar presente en cualquier muro que de al exterior, que tenga ventanas o por el que pase algún conducto de agua. Cuando este líquido se concentra en determinados elementos de la construcción, los puede deteriorar dando lugar a la aparición de manchas, mohos peligrosos para la salud e incluso el riesgo de derrumbe de la zona. Para evitar todo esto, es necesario que se le ponga solución desde el minuto uno que se detecte el problema. Para que estéis preparados para esto, hoy os queremos mostrar algunas ideas de cómo eliminar la humedad de las paredes.

Material antihumedad

Una vez localizada la humedad, lo primero que podemos hacer es utilizar un buen material antihumedad. Para ello, es importante que lo hagamos desde el suelo, quitando una fila de ladrillos. Una vez hecho esto, se aplicará una nueva capa de mortero impermeable para evitar la aparición de nuevas humedades.

Prueba de fugas

Otra de las acciones que debemos llevar a cabo, es asegurarnos de que el agua de lluvia no penetra por las juntas de la estructura o bien por las ventanas de la fachada. En el caso de detectar esta situación, deberemos utilizar un sellador industrial que evite esta situación. También es importante que revisemos los sanitarios para asegurarnos de que se encuentran bien ajustados y sin ningún tipo de fugas.

Buena ventilación

En el caso de tener vapor desde la ducha del baño o desde cocina, y el vapor no se ventile hacia el exterior, entonces podremos llegar a la situación de tener las paredes húmedas. Esta humedad aparecería en aquellas paredes que estuvieran cerca de estas zonas de la casa. En este caso, la solución más sencilla es ventilar bien esas zonas para que la humedad no se condense en las paredes.

También te puede interesar:  Consejos para la organización del hogar

Yesar la zona afectada

Otra de las soluciones para eliminar la humedad de las paredes, es volver a enyesar la zona afectada, con un apósito impermeable o bien una mezcla de cemento. Antes de hacer esto, es recomendable picar la zona para sanearla y evitar de esta forma que el problema pueda volver a aparecer.

Cómo quitar la humedad según el tipo de pared

Si el problema de la humedad es superficial, entonces lo que debemos hacer es limpiar la zona para acabar con el moho y de esta forma evitar problemas de salud. Dependiendo del tipo de pared, las acciones a llevar serán unas u otras.

Moho en paredes con azulejos

Como ya hemos comentado, tanto en baños como en cocina, la humedad es muy habitual. En esos casos, para acabar con el molesto moho, podemos frotar la zona con un cepillo de dientes y un producto especial que se encargue de acabar con el moho.

Moho en las paredes de yeso

En el caso de que la pared sea de yeso, la solución más rápida para acabar con este problema es sustituir el revestimiento de la zona afectad por la humedad. Es la mejor forma de aislar la humedad de las paredes. En el caso de que la pared esté bien pintada, puede darse el caso de que el moho no haya penetrado en la pared. Si esto es así, puede ser suficiente con limpiar la zona con una solución mate.

Moho en las paredes de madera

Por último, si el moho ha hecho acto de presencia en las paredes de madera, no es complicado acabar con él. Podemos utilizar un cepillo o una esponja con agua y jabón. También podemos utilizar algún producto específico para acabar con la humedad.

También te puede interesar:  Los diseños favoritos para tus baños

Si tras acabar con la humedad, la zona sigue apareciendo poco estética, podemos probar a lijar la pared. Con esto debería ser suficiente para asegurarnos de que la humedad no vuelve a aparecer.

Otros consejos para evitar la aparición de humedades

Además de lo comentado, siempre podemos ayudar a que no aparezcan llevando a cabo alguno de los siguientes consejos que compartimos con vosotros.

  • Abrir las ventanas. El simple hecho de abrir las ventanas durante un periodo de tiempo al día, nos ayudará a evitar la aparición de moho, ácaros y otras impurezas.
  • Evita cubrir la humedad. En muchos casos, para evitar que las manchas sean vistas, solemos taparlas con muebles y otros elementos. Con esto lo que estaremos consiguiendo es que el aire no circule y que con el paso de los días, la mancha crezca.
  • No tender la ropa en el interior. Uno de los errores que facilitan el crecimiento del moho y los malos olores dentro del hogar es el tender la ropa en los espacios interiores. Esto atrae la  humedad e impide que la ropa se seque correctamente.
  • Utiliza sal marina. Coloca este tipo de sal en recipientes, colocándolos en aquellas zonas donde aparecen las manchas. Cambia su contenido cada pocas semanas.

Si veis que no sois capaces de acabar con la humedad por vuestros propios medios, la solución definitiva será que contactéis con algún profesional del sector para que os ayude a solucionar el problema. No lo dejéis porque os puede afectar gravemente a vuestra salud.