Cómo preparar la casa para el frío y ahorrar en gastos

-

- patrocinador -

El descenso en las temperaturas, supone un gasto extra para los bolsillos de las familias. Con el frío, es el momento de poner en marcha la calefacción. Pero para que el gasto sea menor, es posible realizar ciertas acciones que nos pueden ayudar a ello como es aislar la vivienda, colocar cortinas o alfombras en los suelos. Desde la compañía Home Server nos plantean una serie de consejos pensados en reducir estos gastos ocasionados por el frío.

Ni frío ni calor

Hay que partir de la premisa que cuánto más alta esté la calefacción, mayor será el gasto. Lo suyo es que el termostato esté regulado a una temperatura agradable pero no exagerada. Lo ideal, según muchos expertos, es que esté entre 20 y 21 grados durante el día, y entre 15 y 17 grados por la noche. Fuera de estos intervalos, por cada grado de más, el consumo crece un 7%.

- patrocinador -

En lugar de encender la caldera cuando hace frío y apagarla cuando ya ha calentado la casa, es más eficiente programarla automáticamente con un termostato para que se encienda sola cuando la temperatura baje de los 20 grados durante el día.

También está la opción de instalar paneles reflectantes detrás de los radiadores, lo que se traduce en un ahorro entre un 10 y un 20% al rebotar el calor hacia el interior de la casa.

Aislamiento de la vivienda

El calor derivado de la climatización se escapa principalmente por las paredes, las ventanas y las rendijas. El aislamiento de las paredes se debe considerar durante la construcción de la vivienda y puede mejorase con cortinas y gruesos estores. Para mejorar la estanqueidad de las ventanas se puede cambiar el marco de la ventana y, aún más eficaz, es colocar doble cristal. Según los datos de IDAE, hasta un 30% del gasto en calefacción está relacionado con las pérdidas de energía que causan las ventanas.

Cualquier resquicio que permita que el calor se escape causará un gasto inútil dela calefacción. Estas fugas podrían reducirse hasta en un 70% con un sistema de aislamiento térmico eficaz, permitiendo un ahorro equivalente de unos 400 euros al año en la factura de la calefacción.

Textiles para el hogar

Lo primero es ponerse ropa para estar en casa acorde con la época del año. El uso deun forro polar, camisetas térmicas o mantas permiten mantener a raya el gasto en calefacción durante los meses más fríos.

La ropa de casa también ayudará a conservar la temperatura. Utilizar cortinas más gruesas permite aislar la casa del exterior. Otra opción es instalar doble cortina, sin olvidarse de correrlas cada noche para que no se escape el calor por la ventana.

Las alfombras también pueden ser un buen aliado para combatir el frío. Y es que el suelo es otra de las zonas de la casa por la que se puede escapar hasta un 10% de la energía. Además, con la llegada de la noche el suelo alcanza una temperatura media de 10ºC o 12ºC; en cambio, si se utilizan alfombras, la temperatura puede ser de hasta 14ºC o 16ºC.

Luz solar como fuente de calor

Durante el día, es conveniente aprovechar la incidencia de la luz solar en las estancias subiendo todas las persianas y corriendo las cortinas, lo que permitirá aumentar la temperatura del hogar de forma natural. Por el contrario, cuando llegue la noche, es el momento de cerrar las cortinas y persianas para evitar que el calor escape.
Tampoco hay que olvidarse de ventilar la casa por las mañanas, con 10 minutos es suficiente para renovar el aire.

Puesta a punto de la caldera

La caldera está sometida al desgaste por el paso del tiempo. Por eso, es recomendable llevar a cabo revisiones periódicas para comprobar si se encuentra en buen estado y detectar posibles averías que incrementen el consumo o no proporcionen la temperatura deseada.

- patrocinador -
Avatar
Angel
Editor en Medios y Redes Online. Especialista en contenidos de tecnología y decoración.