Buenos días amigos! Hoy en Decoración 2.0 hablaremos sobre como acondicionar el baño con deliciosos complementos orientales.

Si te encanta la decoración oriental, con tan solo algunos estupendos complementos decorativos podemos brindar el encanto deseado a nuestro baño.

Toda la calma de Oriente y su mística ancestral pueden hacerse presente en el cuarto de baño a través de detalles tan sencillos como la jabonera, el dispensador de papel o el portacepillos.

Desde los diseños más frescos hasta los de mayor mística, hay varios sets de accesorios para la mesada del baño inspirados en motivos orientales. Elige el que más te guste y colócalo junto al lavabo para agregar encanto asiático al cuarto de baño.  Por sus líneas sencillas y materiales versátiles, estos accesorios se adaptan perfectamente tanto a decoraciones netamente orientalescomo a baños de líneas simples, rústicas o informales.

El estilo moderno y oriental se encuentran en este set de vaso, jabonera y dispensador. La cerámica luminosa y el negro profundo brindan elegancia y solemnidad al baño, e infunden en sus formas pintadas el encanto de Oriente hasta en el baño más minimalista.

El bambú es el material más indicado para transportarnos de inmediato a la naturaleza asiática. Su frescura y sencillez hacen de esta liviana madera una opción apta para muy diversos estilos decorativos. La simplicidad del bambú se refuerza en este set a través de las marcadas líneas geométricas de los diversos accesorios.

La ligereza del bambú se complementa perfectamente de la nitidez del blanco, dando aire fresco a un baño luminoso y distendido. Este diseño transmite sus tonalidades orientales a través de los orificios calados en cada accesorio.

Son las formas redondeadas y el simple contraste entre el blanco y el negro lo que distingue a este set como una elegante y contemporánea propuesta inspirada en el Lejano Oriente.

Ideales para un baño de estilo moderno, las perfectas formas rectangulares de estos accesorios adquieren un matiz asiático a través de la inconfundible presencia del bambú, esta vez combinado inesperadamente con toques metálicos.

No hacen falta más que flores chinas pintadas artesanalmente para convertir un convencional juego de accesorios en una icónica muestra del arte oriental.