Nunca había visto un reloj como éste, nunca había imaginado un reloj como éste pero sin embargo aquí está, ingenua de mí que no confío en el diseño. A lo largo de estos años he aprendido que en materia de decoración se puede esperar todo, cuando pensamos que todo está inventado llega un reloj de esquina y nos sorprende y es que el diseño nunca nos deja indiferentes.

Su nombre es Corner Clock (“Reloj de esquina”, como no) y es absolutamente original ya que está pensado para instalar en las esquinas superiores de la habitación de forma que tengamos que mirar hacia ella para verlo. ¿Qué se consigue con esto? Pues un toque de originalidad muy interesante y además dar presencia y relevancia a esos centímetros de la casa hacia los que solo miramos para quitar las telarañas.

Su diseñadora en Lisa Sandall y su reloj está diseñado de una forma peculiar dado que si las manillas estuviesen derechas rozarían con la pared y no podrían avanzar, por ello se han doblado hacia el exterior.

En principio el reloj viene desmontado, unido únicamente por el centro y dividido en tres piezas, una por cada pared a la que se va a acoplar. Una vez visualizado el hueco en el que va y la posición en la que debe ir se monta y se coloca en la pared para ponerlo en funcionamiento.  Ahora debemos acordarnos de mirar hacia arriba para ver la hora, y sobre todo, entenderlo.

Más información: Lisa Sandall

Vía: Hometone