A veces nos quejamos y pensamos en lo desdichados que somos porque no tenemos espacio en casa para hacer o poner todo lo que quisiéramos y puede ser verdad, porque a veces por más que estiremos un espacio al final la cuerda se rompe y lo que nos queda es un ambiente saturado. Sin embargo si hay ocasiones (muchas) en las que se puede aprovechar el espacio de la manera más insospechada.

Por ejemplo, si vemos esta fotografía ¿qué haríamos con este espacio? Es pequeño, pensaréis, bien pues un pequeño trastero, con unas baldas para poner las herramientas. Error.

Ya lo tengo: un armario. Con unas baldas superiores, una vareta de pared a pared y algún espacio para poner los zapatos…. Error. Habrá que sacrificar el armario.

¿No habíais pensado en tener un pequeño espacio para una oficina o para tener el ordenador? Pues es precisamente eso: una pequeña oficina.

Si no os lo creéis sólo teneís que mirar las siguientes imágenes.

Son los mismos metros, sin embargo parece totalmente distinto. Lo que han hecho ha sido pintar todo de un color bonito, que por si sólo llene la habitación y este azul es perfecto. Después han añadido algún elemento decorativo, pero nada que pueda quitar centímentros a los pocos que ya tenemos, con lo que han elegido un vinilo con forma de árboles para el frente de la pared.

Después sólo hay que tomar las medidas exactas para encargar o hacer unas baldas del mismo tamaño. Un taburete o puff en lugar de una silla será el complemento perfecto para no quitar espacio. Nuestro equipo de ordenador y unos cuantos libros o cd completarán la nueva estancia.

Vía: Design Sponge