Es muy importante que la planta siempre reciba todos los cuidados necesarios para que pueda desarrollarse y siempre luzca radiante. Dependiendo de la temporada será la periodicidad del riego y poda.

En verano, las plantas de sol o sombre que no son frecuentes en las regiones locales deben regarse todos los días y fertilizarse una vez al mes. En invierno, riega una o dos veces por semana y poda las plantas y arbustos cada mes.

Por el contrario, las plantas adecuadas al clima tienen la ventaja de necesitar un riego de dos o tres veces por semana y se fertilizan solo una vez al año. Esto es ideal para las personas ocupadas.

“Con poco mantenimiento se ven preciosas” comentan expertos en el tema, “Son plantas que, si no las riegan en tres días, cuando salgan al patio estarán resplandecientes.

También nos explican la importancia de elegir la cantidad de plantas adecuada y planear muy bien su ubicación, cada planta debe tener su espacio propio, pues al crecer todas se “revuelven” y son más propensas a plagas.

Comúnmente, mas plantas mueren por exceso de agua que por falta de ella. Para suministrar el liquido que cada planta requiere, nada más eficiente que un sistema de riego.

“No va a desperdiciar agua, proporciona lo necesario y se puede hacer automático o manual, de ambas maneras es mejor que con manguera. Además, se ahorra hasta un 40% de consumo”