Lograr una decoración adecuada, funcional, cómoda y agradable en espacios estrechos es realmente complicado… Es necesario utilizar el mobiliario y los elementos adecuados en función del ancho disponible.

Si cuentas con un pasillo, un recibidor o cualquier zona de paso con una forma rectangular, estrecha, lo ideal es apostar por mobiliario de poco fondo para decorar ese espacio. Con este tipo de mobiliario economizarás espacio y a la vez lograrás contar con un espacio en el que los muebles y elementos que lo decorar no obstaculizan ni molestan al paso.

Esta imagen es una ejemplo perfecto de lo que quiero decir:

espacio estrecho

Si te fijas, se trata de estanterías algo más estrechas o menos anchas de los habitual. Cumplen la misma función que cualquier otra estantería, podrás colocar cuadros o utilizarlas como sistema de almacenaje, pero al tratarse a la vez estarás logrando un ambiente menos cargado.

Otra opción perfecta es optar por mobiliario colgado de la pared, como la especie de cajones que puedes ver en la imagen. En este caso, la ventaja es que no habrá obstáculos en el suelo, por lo que el tránsito por ese espacio será mucho más sencillo y cómodo, sin riesgo de tropezones indeseados a causa de la escasez de espacio.

Un buena iluminación es imprescindible en este tipo de espacio. Cuidar los colores y la iluminación, tanto natural como artificial, logrará agrandar visualmente el espacio.

Los espejos son aliados indiscutibles a la hora de decorar espacios con estas características, amplían visualmente el espacio a través de sus reflejos y su capacidad para potenciar la luminosidad.