Si eres 100 por 100 natural seguro que uno de tus sueños es tener una pequeña huerta. Sentir la satisfacción de comer algo que ha sido sembrado, cultivado y recolectado por nosotros, no tiene precio.


Ser hortelano es la pasión de muchas personas, pero no siempre podemos hacer nuestros sueños realidad… o ¿sí? La falta de tiempo, el no tener un lugar acondicionado en nuestro hogar para crear una huerta, vivir en ciudad… son muchos de los factores que pueden influir e influyen en nuestro sueño natural.


Pero no desesperemos, criar nuestros propios manjares y aportar a nuestra decoración un toque muy natural ¡no se encuentra tan lejos como podemos pensar!


Gracias a Aerogarden, tu huerto doméstico inteligente, podrás disfrutar de las mejores verduras en un tiempo record.


El funcionamiento es muy sencillo y limpio; podremos ver crecer en casa nuestros cultivos con pocos cuidados. Aerogarden utiliza la tecnología aeropónica.

Las semillas vienen en unas pequeñas cápsulas, pre-sembradas, que garantizan al 100 por 100 su germinación ¡en 24h! sin necesidad de pesticidas. Gracias a su sistema automático, Aerogarden, nos avisará cuando sea necesario añadir agua y nutrientes.

Dispone de un microprocesador que ajusta el suministro de riego y nutrientes; el mismo enciende y apaga las bombillas que actúan simulando el efecto del sol.


Este genial mini-huerto se puede utilizar todo el año y ofrece una cosecha de crecimiento rápido y abundante.

La web que vende este producto en España tiene tres versiones del mismo; para tomates, lechugas y plantas para ensalada y hierbas aromáticas. El precio de esta genial huerta es de 159 euros, los pack de semillas se venden a parte por unos 19 euros.

En la web oficial hay más modelos de Aerogarden diseñados para flores de diferentes tipos; además podemos elegir entre varios tamaños del aparato, diversos colores y diferentes precios. Consulta y elige el que más se ajuste a tu decoración; sin necesidad de manchas dentro del hogar, es una forma de “acercar” la naturaleza a los más pequeños…


Como veis, ahora ¡de la planta al plato en un momento…!


Compartir