Optar por un sofá “flotante” a la hora de decorar, es decir, colocado en medio de la sala en lugar de ponerlo contra la pared, ayuda a crear un ambiente particular, con mucho estilo y originalidad.
A pesar de ser una idea con muchas ventajas, también encontrarás un inconveniente… Lo cierto es que la parte trasera del sofá no suele ser demasiado interesante y si no sabemos sacarle partido, lo que en principio es una buena opción podría acabar aportando sólo frialdad y sensación de vacío.

En esta entrada te mostramos algunas ideas para evadir este inconveniente y que finalmente el resultado no sólo sea decorativo, sino también útil.

Si colocas una mesa estrecha contra la parte trasera del sofá y añades algunos elementos decorativos sobre ella, el resultado puede ser perfecto. Además, se me ocurre que, por ejemplo, cuando tengas invitados, puedes utilizar la mesa para servir el buffet o el cocktail.

mesa detras del sofa para decorar parte de atras

Si no dispones de un espacio reservado para el estudio, el trabajo o la lectura, con esta idea puedes matar dos pájaros de un tiro. Una mesa estrecha y una silla serán suficientes para crear tu rincón de trabajo y a la vez “camuflar” la parte trasera del sofá.

Escritorio detrás de sofá flotante

Si tu espacio es limitado y no te permite colocar una mesa, puedes añadir un elemento de menor tamaño. Unas flores o ramas altas en el centro del sofá serían ideales, ya que además de aportar color, crean un impacto visual muy interesante.

Flores detrás de sofá flotante

O si lo prefieres, puedes jugar con la simetría y el color. Para ello puedes poner detrás sel sofá una cómoda y distribuir los objetos con los que vas a decorar creando una simetría. El resultado no sólo será armonioso, sino que además obtendrás una sensación visual de profundidad.

Jugando con la simetría