Decorar una casa supone un gasto muy importante que en muchas ocasiones no nos podemos permitir. Por el peso que supone este motivos son muchas las personas que deciden dejar la casa tal y como esa, sobre todo cuando se trata de casas en alquiler.

Lo cierto es que esta decisión en la inmensa mayoría de los casos, por no decir en todos resulta totalmente negativa ya que la casa es un lugar en el pasamos muchas horas y su decoración y ambientación influye mucho en nuestros estados de ánimo, motivaciones, etc.

Te aconsejo que independientemente del lugar de donde vivas y de sus características lo “amoldes” a tus gustos y necesidades y le aportes detalles que reflejen tu propia personalidad. Te servirá para sentirte mucho más a gusto en tu propia casa y estar más cómoda.

Ideas para decorar ahorrando

Es cierto que con dinero esta tarea resulataría mucho más simple, pero el no disponer del dinero suficiente no es una excusa. Existen muchos trucos para decorar ahorrando sin renunciar al buen gusto y el estilo en la decoración.

Mesa de centro con cestos

Hoy te vamos a mostrar algunos de esos detalles sencillos que son capaces de modificar por completo un espacio y convertirlo en un ambiente agradable.

  • El color de las paredes. Sin duda, las paredes y sus colores son uno de los elemento que más llaman la atención en una habitación o estancia. Decide qué colores se adaptan mejor a tu personalidad y aplícalos en tus paredes. Si no quieres invertir demasiado dinero en pinturas, limítate a pintar tan sólo una o dos paredes.Si lo prefieres, en lugar de recurrir a la pintura puedes recurrir al papel pintado o incluso a algún vinilo decorativo.
    Verás el cambio que darás a cualquier espacio tan sólo con cualquiera de estas tres opciones.
  • Cambiar los muebles no está al alcance de todos. Sin embargo, prueba a cambiar la ubicación de los muebles, el resultado puede resultar simplemente genial.
    Se me ocurre que si por ejemplo tienes alguna silla, algún taburete o un pequeño sillón que en el salón o el comedor está sólo ocupando espacio lo traslades al baño, allí te resultará mucho más útil y tu salón estará más amplio.
  • Los pequeños detalles siempre hace la estancia mucho más agradable, así que no te olvides de ellos.
    Un jarrón con flores naturales, algún elemento vintage, espejos, lámparas, cuadros, etc.
  • Otra forma de modificar la decoración y darle un toque personal invirtiendo muy poco dinero es recurrir a los elementos decorativos textiles: cortinas, edredones, servilletas, manteles, cojines, almohadones…
    Combina colores y estampados a tu gusto y teniendo muy en cuenta el resto de la decoración. Quedarás encantada con el resultado.

Árbol con bastidores