Cuando queremos decorar el salón, deseamos ser novedosos, y al mismo tiempo, elegantes. No siempre resulta fácil pero si nos concentramos en los colores podemos lograrlo. En esta ocasión, te proponemos un salón lila y gris. ¡Esperamos que os guste!

Realmente los colores son vitales a la hora de decorar, porque a partir de ellos se puede lograr la decoración que nos gusta. Las combinaciones de colores en tono pastel y colores más intensos resultan triunfadoras cuando queremos un ambiente relajado y un poco informal como el del salón lila y gris que podéis ver en la siguiente imagen.

Paredes en lila y gris

decorar un salon lila y gris - pared de color

Si tienes muebles de color neutro, como por ejemplo blancos, simplemente cambiando el color de las paredes y algunos complementos textiles puedes transformar el ambiente de tu salón para conseguir una nueva combinación de colores. Eso sí, lo más importante antes de pintar es elegir el color adecuado para tus paredes, teniendo en cuenta no solo tu gusto personal sino también el tamaño y luminosidad de la estancia. Puedes utilizar tonos de lila y gris más o menos claros o oscuros en función de ello.

También puedes optar por poner un bonito papel pintado en la pared que hay tras el sofá para fijar la atención y expresión decorativa en ella. Así tu salón lila y gris tendrá un foco de atención realmente original.

lila y gris

Los complementos en blanco darán estabilidad a los detalles en caso de que veas que hay utilizado demasiados colores y estampados en el resto de la decoración. Así que, siempre ante la duda: blanco.

Salones oscuros

Al margen de que los tonos pasteles siempre son una buena opción porque aportan color sin restar luminosidad, para ambientes especialmente luminosos a los que queramos dar un toque de modernidad y sofisticación, los colores oscuros como un morado y un gris más oscuro pueden ser un acierto como puedes ver en la siguiente fotografía.

decorar un salon lila y gris - pared oscura

La importancia de los complementos en un salón lila y gris

Pintes o no las paredes, puedes cambiar por completo tu decoración con un salón lila y gris simplemente a través de los complementos. Lo esencial es contar con paredes y muebles de colores neutros como el blanco, el gris o el negro. A ellos, solo tienes que añadirles complementos textiles, como cojines y mantas, con toques en esos tonos lila y gris que deseas.

decorar un salon lila y gris - cojines

No te olvides tampoco del toque floral que puedes añadir a tu salón lila y gris con complementos como el de esta fotografía que convertirán cualquier insulso espacio en uno lleno de vida y estilo. Puedes optar por flores artificiales, naturales, o incluso hacer tus propias flores de papel.

decorar un salon lila y gris - detalles

Con esta fusión de dos colores que son tan combinables y tan atractivos, podrás lograr decorar el salón lila y gris con originalidad y elegancia, y además recurriendo a dos colores que están muy de moda. Esperamos que sigas nuestros consejos y que tu hogar quede realmente bonito gracias a ellos.