Docarar utilizando cuadros

Una buena manera de darle un nuevo aspecto a nuestro hogar, de una forma fácil y práctica, es eligiendo pequeños detalles que le den ese toque de renovación que buscamos. Los cuadros decorativos para sala son muy interesantes, ideales para combinar con los muebles y accesorios que ya tenemos.

Si tienen una sala que, básicamente, está en colores grises, blancos y negros, los cuadros decorativos para sala que más se ajustan son los realizados con colores vivos y alegres, que contrastan con las tonalidades grises. Esto convierte al cuadro o imagen en el centro focal de atención de la habitación.

También podemos combinar los cuadros con los colores de almohadones o alfombras que tenemos o viceversa, combinar los accesorios según el cuadro que elegimos para la decoración de la sala. Los cuadros con diseños abstractos son los que me parecen más adecuados, los que más me gustan, aportan mucha frescura y un aire interesante a la sala. Por el contrario, si elegimos imágenes figurativas debemos asegurarnos que tengan alguna relación con el espacio.

Los dípticos o trípticos funcionan muy bien en las salas principales como en el recibidor, le dan un aporte de modernismo y contemporaneidad, hacen que la habitación luzca con una buena decoración.

Como ven, sólo hace falta un poco de imaginación y por qué no, animarnos a tomar el pincel y algunos óleos o acrílicos para probar a crearlos nosotros mismos. Para facilitarles la tarea, tengan en cuenta que pueden utilizar la técnica del collage, recortando imágenes de revistas u hojas de colores.