Una de las cosas que mas me gusta hacer en toda mi vida es tomar el desayuno, sola o acompañada. Disfruto mucho preparando unas ricas tostadas, buen café y zumo de naranja. Es cuando recién me levanto que me encuentro más despejada y de mejor ánimo, igual le pasa a mi esposo y a los nenes. Creo que estar junto a ellos en la mañana me llena de energía para afrontar los días repetitivos y descorazonados.

Incluso los desayunos de trabajo me gustan. No encuentro nada más satisfactorio que sentarme en la mesa con un té, tostadas, mermelada y mantequilla entre mi jefe, mis compañeros y yo. Discutir los asuntos del trabajo mientras compartimos la primera comida del día me resulta muy conmovedor y motivador. ¿Cómo van las ventas esta semana?, pregunta el gran jefe; Pásame la mantequilla y siéntate bien por favor, respondo yo.

En la cocina de la oficina contamos con el comedor para desayuno Delta Wooden, fabricado en madera, inspirado en el diseño contemporáneo y con capacidad para adaptarse entre dos a seis plazas. La mesa, que mide 70 x 75 x 84 cm, y las sillas, que miden 29 x 29 x 54 cm, tienen la altura perfecta para ser usadas también como complementos de bar. Es fácil de mover gracias a sus ruedas y tiene gabinetes para guardar los utensilios que se usan cuando se toma un desayuno de ley. Mayor información en la página Web http://www.furnitureinfashion.net