Los papeles de pared han vuelto con mucha fuerza. Durante unas décadas estuvieron de capa caída, si bien es verdad que nunca se han dejado de utilizar, pero la cantidad de técnicas de pintura y después la llegada de los vinilos adhesivos los relegaron a un segundo lugar. Sin embargo en la actualidad están recuperando su importancia y eso se pone de manifiesto en colecciones como la que presenta la casa francesa Casamance.

Se trata de una colección de papeles de pared llamada Massai. El nombre de este pueblo aborigen africano se lo deben a su inspiración en la naturaleza salvaje de África. Todos los paisajes del continente tienen cabida en la colección, desde los tonos terrosos del desierto o de la sabana, hasta el verde musgo de la selva o la madera de sus inmensos árboles. También las pieles de los animales que lo habitan están presentes, como el papel con el particular dibujo de la piel de una jirafa.

Todo ello nos da una sensación de pureza natural, de esencia salvaje, que inunda nuestra casa de un ambiente étnico que sólo puede provenir del continente africano.

Dada la variedad de elementos que representar y la diferencia de estampados y texturas, en la colección se combinan varias técnicas de impresión.

Su fuerte presencia estética provoca que no sea necesario un mobiliario excesivo ni muy recargado, sino piezas de formas sencillas que se vean perfectamente complementadas con la decoración de la pared.  Un rollo de uno de estos papeles tiene un precio de 72, 60 €.

Más información: Casamance

Vía: Decoratrix