El tiempo, cada vez más esquivo, nos impone su ritmo y nuestra vida diaria, cada vez más intensa, debe acoplarse a lo poco de su extensión y a lo rápido de su paso. Muchas veces debemos decidir entre tomar comidas o desplazarnos, en ocasiones comemos mientras caminamos, cenamos y al tiempo negociamos, desayunamos y planeamos un proyecto. Sí el día tuviera 25 horas es seguro que no dormiríamos más sino lograríamos ganarle 30 minutos más a la mañana para estar con los niños, y 30 minutos en la noche para estar con nuestras parejas.

Imagen 5

Llegamos a casa y lo primero que hacemos es descargarnos, a nosotros mismos y a nuestro patrimonio, en la primer lugar que encontremos. Pero tan pronto como hemos tomado un respiro nuestro espíritu multitarea nos obliga a pensar en qué cosa podríamos hacer mientras descansamos y la respuesta esta allí: tomarnos una copa.

Imagen 4

Sin tener que levantarnos del sillón podemos disfrutar de ese placentero momento. La mesa de centro DELUXE COFFE, diseñada en los años setentas por WILLY RIZZO, cuenta con un muy útil bar: hielera, botelleros y lámpara están incorporados y a la mano con solo abrir la mesa. Mi corazón se abre cuando el cristal de mi copa se posa sobre esta mesa tan bella. Mayor información en la página Web www.city-furniture.be