Elegir el tipo de sofá según el diseño de nuestro salón

Dentro del salón, podemos afirmar que el sofá es el elemento más importante. Es el lugar donde nos sentamos, o tumbamos, para descansar tras la jornada laboral o el lugar elegido para ver la televisión o leer nuestro libro favorito. Acertar con la elección es clave, ya no solo referente a comodidad, sino también al estilo elegido dependiendo del espacio disponible. Esto es clave para conseguir un espacio armonioso, aunque no siempre es fácil debido a los muchos estilos diferentes que nos podemos encontrar. Solo hay echar un vistazo al catálogo de Sofás Maisons du Monde para darnos cuenta de lo que estamos hablando.

Como sabemos de su importancia, hoy queremos daros algunas recomendaciones que os ayudarán a elegir el tipo de sofá que mejor se adapta a vuestro espacio.

Salones estrechos

El primero de los tipos de salones en los que nos centraremos serán en aquellos que tienen un diseño estrecho. En este caso, la mejor elección sería un sofá chaise longue. El diseño que ofrece este tipo de sofás, garantiza un espacio suficiente para poder moverse por el resto del salón sin problemas.

En estos casos donde el espacio no sobra, también es importante que el sofá sea estrecho. Esto permitirá que podamos colocar otros muebles, como una mesa auxiliar.

Diseño cuadrado del salón

El siguiente escenario es cuando el salón tiene un diseño cuadrado. En estos casos, lo ideal sería colocar dos sofás en paralelo con la intención de optimizar las plazas de asiento. En este caso, y dependiendo del tamaño del salón, deberíamos elegir entre sofás de dos o tres plazas.

Otra opción es colocarlos en forma de L buscando dejar más espacio libre por el que poder moverse sin ningún tipo de obstáculo.

Salones muy amplios o muy pequeños

Cuando nos sobra espacio en el salón, o bien estamos en el caso contrario, la opción ideal sería colocar módulos de asientos. Este tipo de módulos ofrece mucha libertad a la hora de organizar el salón, pudiendo adaptar el espacio a tus necesidades con más libertad.

En el caso de que el salón sea muy pequeño, gracias a los módulos podrás optimizar ese espacio, no utilizando más espacio del necesario. Además, podrás aprovechar mejor los rincones que pueda tener el salón.

Salones con vistas

Si tienes la suerte de contar en tu hogar con un salón desde el que poder contemplar unas bonitas vistas, lo que deberías hacer es aprovechar al máximo esa situación. Para ello, lo primero sería contar con grandes ventanas que permitiesen disfrutar de esas imágenes. Lo segundo, y centrándonos en el diseño del sofá, sería colocar un sofá de respaldo bajo que no impidiera ver esas vistas cuando estemos en cualquier lugar del salón. Este tipo de sofás son perfectos para darle un toque moderno a la estancia.

Salones rectangulares

Por último, queremos hablar de los salones rectangulares, similares a los cuadrados pero con una pared más larga que la otra. En estos casos, la mejor distribución sería dos sofás en forma de L, pero adosados a la pared. Aquí se podría jugar e instalar uno más grande que otro, pero siempre del mismo estilo y modelo. En el hueco que se formaría entre los dos sofás, se podría colocar una mesa auxiliar. Esta composición también podría servir como separador de ambientes dentro del salón.

A lo largo de nuestra publicación os hemos dejado algunas recomendaciones, pero a la hora de la verdad, sois vosotros los que tenéis la última palabra a la hora de elegirlo.