Seguiremos dándote algunos consejos útiles que puedes tener en cuenta a la hora de elegir los tapizados para las diferentes estancias. Si lo que buscas es ganar profundidad lo mejor es elegir diferentes tonos para los distintos planos. Para un salón cuya distribución es en ‘U’ deberás colocar las telas más oscuras en el sofá del fondo y tapiza con las telas más claras las butacas y los sillones que se encuentren en los laterales.

Si ubicas los muebles de esa manera obtendrás una amplitud visual muy interesante. Si quieres tapizar las piezas más pequeñas, como butacas o pufs usando telas estampadas el espacio lucirá más bonito y con un estilo propio.

Elegir tapizados
Fuente: Relven

En el caso de que tu ambiente luzca frío y sin calidez podrás elegir tejidos más suaves y gratos para el tacto, por ejemplo, el chenille o el terciopelo, o alguna seda mezclada con lino. Los colores que elijas también influirán en la manera de abrigar un espacio, un fondo de tono crema o crudo ayuda a crear un ambiente acogedor.

Si tu casa viven niños pequeños lo ideal será que elijas tejidos resistentes y prácticos. No elijas materiales que sean totalmente naturales ya que serán muy delicados. Las fundas confeccionadas en loneta, chenille son perfectas ya que pueden lavarse en tu propia casa y son muy resistentes.

Aprovecha muy bien la tela

Existen algunos secretos para aprovechar las telas en el momento de elegir tapizados. Se estima que se requieren entre 10 y 12 metros de tela para un sillón de dos plazas mientras que un sillón de tres plazas requerirá entre 14 y 16 metros. En el caso de una butaca se necesitan solo dos o tres metros. La cantidad de tela se basa en el estiramiento de la tela que vayas a elegir y si los estampados tienen algún motivo que debe tener algún sentido.