Para elegir el mejor suelo de tu cocina deberás tener en cuenta algunos parámetros, acerca de ellos nos referiremos en este artículo.

La elección de los diferentes materiales que vayas a elegir para el revestimiento de una cocina deberán enfocarse en diferentes aspectos, uno de ellos es la ubicación, si se busca o no delimitar los sectores, si quieres generar un contraste con el suelo del salón o si, por el contrario, estás buscando unificar los ambientes. Además se deberá pensar en el estilo.

Tipos de suelos

Suelo de tu cocina
Fuente: Juan fernandez

En la actualidad en las tiendas especializadas podremos encontrar muchas opciones, tanto de modelos como de materiales. Elegir el mejor suelo para tu cocina es una tarea bastante complicada pero no imposible de llevar adelante.

El material que elijas para el suelo de tu cocina tendrá que ser resistente a la humedad, la grasa y las manchas que se pueden ocasionar a diario.

Diferentes suelos que podrás elegir

Suelos de tu cocina
Fuente: Juan Jose Richard

Dentro de las opciones más usadas encontremos el suelo de madera para la cocina, es ideal para los ambientes más tradicionales. La madera brindará calidez y un atractivo especial además son fáciles de limpiar. En lo que se refiere a la durabilidad del suelo dependerá del tipo de madera que se elija. Algunas maderas son más fuertes, como el roble duro, el arce y el fresno. Este tipo de alternativa es bastante usado en las cocinas modernas y en las tradicionales.

Para hacer que el suelo de madera sea más resistente y duradero podrás aplicarle una capa de poliuretano, una manera de plastificarlo, lo que ayudará a la hora de la limpieza diaria. El suelo podrá ser sólido o de madera lamina, cualquiera de las alternativas quedará muy bien, más aun cuando se logra combinar en equilibrio con el resto de los muebles de la cocina.

Suelos de azulejos

Suelos de tu cocina
Fuente: Olluj Samala

Otra excelente alternativa para tener en cuenta a la hora de elegir el suelo de la cocina. En este caso la relación calidad – precio es más equilibrada, además tienen la ventaja de encontrarse en cientos de diseños y la durabilidad está garantizada. Es una de las opciones más usadas para quienes quieran reformar la casa. Al existir una amplia selección de colores y estilo podrá que tengamos más dudas en la elección, pero finalmente encontraremos los ideales para nuestro presupuesto y para nuestra economía

Cuando el suelo ya esté colocado tendrá la ventaja de requerir un mínimo mantenimiento.

Suelos vinílicos para tu cocina

Una opción mucho más económica que no requiere de obra y es fácil de mantener son los suelos vinílicos. Este tipo de revestimiento se ha hecho bastante popular, además de tener un precio bajo y ser fácil de colocar.

El vinilo es un material resistente a la humedad y al desgaste. Los diseños son muchos, algunos simularán ser de piedra, mármol, madera. Además es un material fácil de limpiar.

Suelos para cocina de mármol

Si bien es una opción que puede ser usada en la cocina tiene la desventaja de ser bastante costoso, si bien el acabado es impecable. Otro punto que se debe tener en cuenta es que es un material bastante propenso a mancharse fácilmente, lo que no lo hace lo más recomendado para el suelo de una cocina. Además necesita de bastante mantenimiento. La ventaja es que tiene una larga duración.

Piensa que la elección del suelo deberá combinar con el suelo del salón o, si quieres darle un aspecto personal, podrá contrastar con el mismo.

El suelo que vayas a elegir deberá soportar la humedad, deberá ser poco poroso, fácil de limpiar y resistente.

En el caso de que hayas elegido un suelo de madera y le hayas realizado un plastificado para su limpieza unicamente tendrás que darle unas pasadas con un trapo húmedo. Si no está plastificado podrás pesarle la aspiradora y luego encerarlo al menos una vez al mesa para evitar que se raye con facilidad o se manche.

Los suelos de mosaicos bastarán con ser barridos, si se quiere dar una limpieza más profunda se puede pasar un trapo mojado con algún producto de limpieza para suelos, cuando esté seco se puede colocar una capa de cera o de algún producto auto brillo

En el caso de que tengas que limpiar un suelo de mármol lo mejor es preparar una solución en base de agua y detergente y pasarla con un trapo. Lo mismo se puede hace en el caso de que sea necesario quitar alguna mancha. Existen algunos limpiadores cremosos que son muy efectivos para la limpieza y no llegan a rayar la superficie.

Aquellos suelos de cemento alisado no deben ser limpiados con agua jabonosa, porque es difícil de retirar, bastará con pasar un trapo húmedo.

Esperamos que los consejos que te hemos dado en este artículo te hayan sido de utilidad a la hora de elegir el mejor suelo para tu cocina y a la hora de pensar en su limpieza.