Escogiendo el sofá para el living

El elemento principal en un living es el sofá. Puede haber un televisor, un equipo de música, una biblioteca, una mesita ratona, una alfrombra, cortinas, dependiendo de la habitación puede tener ventanas, o ninguno de estos elementos. Pero no puede faltar el sillón.

La elección del sofá adecuado depende de las medidas del ambiente y de la utilidad y frecuencia que le daremos a ese espacio.

Cuando no hay demasiado espacio conviene utilizar dos sillones de un cuerpo cada uno, o bien uno sólo de dos cuerpos. Pero en casas con medidas convencionales, siempre lo más aconsejable es ubicar un sillón de dos cuerpos más dos de un cuerpo o bien un par de butacones haciendo juego.

El relleno de los asientos y el respaldo de los sofás se confecciona de espuma, poliéster, plumas, e incluso de látex. El más resistente combina espuma y plumas, intercaladas, en 5 capas: plumas arriba y abajo (para mayor comodidad), dos capas de espuma y en el medio nuevamente pluma (para asegurar la resistencia). Aunque esto hace también a un incremento en el valor del mueble.

Se recomienda que los asientos sean mullidos y que el respaldo se adapte a la curvatura de la espalda, para un mejor confort y relax, aunque esto (sobre todo la dureza y firmeza de los asientos del sofá) siempre depende del gusto de cada uno.