clip_image002

En el mundo civilizado, el primer concepto de “open spaces” o espacios abiertos, fue introducido por la arquitecta francesa Charlotte Périand, quien era el brazo derecho del conocido maestro y arquitecto modernista Le Corbusier.

Como mujer, Charlotte Periand, (1903-1999), revolucionó las areas sociales de los departamentos, proyectando las cocinas abiertas sobre las salas y evitando que las “amas de casa” se sintieran excluidas de las actividades familiares que suceden mientras ellas preparan la comida.

Fue este un primer ensayo en términos de diseño de interiores, de lo que vendría a ser el modelo de una nueva arquitectura del espacio, mas en boga en las últimas décadas.

Al final de los años 80, en especial en los centros de las grandes ciudades norteamericanas, intelectuales y artistas de diferentes nacientes, comenzaron a recuperar grandes almacenes abandonados, abdicando del confort de los tradicionales y compartimentados apartamentos, a favor de un espacio mucho más informal, pero también mas amplio y libre.

Esta fue la forma que se encontró para mantenerse con costos bajos, viviendo en el centro de las ciudades, adaptando los grandes espacios de una forma que les permitiera vivir cómodamente.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, ¿cuales son los pro y cuales los contra de vivir en un concepto “Open Space”?

clip_image004 clip_image006

El ritmo de la vida de las sociedades modernas, condiciona cada vez más el tiempo que se pasa con nuestra familia. En este sentido, el “open space” puede ser una oportunidad de estar más cerca de las personas con quien convivimos dado que la inexistencia de barreras arquitectónicas puede promover los lazos familiares.

clip_image008 clip_image010

Mas el sentido común impone limites y nos obliga a hacer elecciones concientes. Una pareja con hijos adolescentes por ejemplo, difícilmente vivirá de manera armónica en un Open Space, dada la necesidad que los hijos sienten en esta etapa de su vida, de aislarse y hacer un territorio personal su habitación.

Tendenciosamente un open space es un espacio ideal para personas que viven solas o para parejas sin hijos y naturalmente con gustos comunes.

Además esta es una de las reglas de los open spaces, con esta arquitectura de espacio, sus habitantes tienen que compartir ritmos de vida semejantes, gustos, tendencias, etc.

La privacidad es un valor para mantenerse, aún en un espacio con esta filosofía. En este caso existen diversas soluciones para compartimentar el open space, desde separadores de ambientes, biombos, paneles deslizantes, entre otros

De esta forma estaremos creando espacios dentro del espacio.