Los muebles viejos no tienen por qué tirarse, o al menos sin aprovechar todo lo que podamos, por ejemplo, los cajones. Elijiendo unos cuantos cajones podemos hacer una estantería original, barata y totalmente personalizada. Solo tienes que buscar algunos que tengan la misma medida, similar o que encajen bien entre ellos para crear una estrucutra sólida.

cajones

Una vez tenemos los cajones, debemos quitarles los tiradores y  lijarlos, para dejar una superficie uniforme en toda nuestra estantería. El agujero/os que queden al quitar los tiradores podemos rellenarlo con silicona u otro material. Cuando estén lijados demos una capa de pintura de imprimación que servirá para sellar los poros y actuar contra la formación de hongos. Procedemos a pintarlos, bien de un solo color, o de varios. El interior podemos pintarlo o forrarlo  con algún papel o tela decorativa de nuestra elección.

El resultado está a la vista, precioso.

Vía: Craftynest