Las estanterías también pueden utilizarse como objetos para separar ambientes, de manera que le sacamos un doble partido al mueble: por un lado, su labor habitual, la de almacenamiento, y por otro, la de separación. Esta solución podría aplicarse a espacios amplios, lofts o salones con varios ambientes. Lo mejor en estos casos es optar por un diseño simétrico, cerrado o abierto.

estantería

El diseño abierto (librería sin trasera) es mejor para lugares donde, a pesar de ser amplio, no sobre espacio de almacenamiento ya que se pueden aprovechar las baldas tanto por un lado como por el otro. Si hacemos esto hay que tener en cuenta que las baldas tienen que ser más fuertes, más resistentes ya que soportarán el doble de peso.

En lugar del espacio abierto, se puede elegir también la opción que incorpore trasera, que separe totalmente los ambientes y que haga las funciones de una pared, incluso se puede decorar la parte trasera del mismo estilo o color que la habitación, para que parezca una prolongación de la pared.

Vía: decoracion.trendencias.com