Se ha hecho tarde ya, diciembre está más que en camino y aun no he decorado la casa, aunque proyectos tengo muchos. He pensado en todo pero no me he puesto en la tarea de hacer realidad mis pensamientos, debo hacerlo… por los niños, por sus amiguitos, por mi madre, por mi suegra, por mi esposo. Solo debo tomar la decisión y empezar, salir de la cama –aprovechar que hoy es día festivo- y tomar acción. Podría empezar por lo que más me guste y ya se que es.

El árbol de navidad es, de todos los accesorios de esta etapa del año, lo que más me gusta hacer porque en él vale la creatividad y el resultado es directamente proporcional al buen criterio de quién lo decora. Los hay para todos los gustos, verdes, blancos, azules, rojos, de madera, naturales (prohibidos!), plásticos, etc., y eso es solo el comienzo porque para decorarlos encontramos una variedad infinita de estrellas, bolas, ángeles, espumillones, lazos, guirnaldas y luces.

Imagen 1

Un bellísimo accesorio para colgar en las ramas del árbol es GLITTER STAR, diseñada por TODD MYERS para NAMBE, que adornada con un lazo azul luce perfecta. Este ornamento tiene destellos de luz del color de la iluminación de tu árbol porque está fabricado en la lustrosa aleación de metales característica de los artículos de NAMBE. Su fabricación de primera calidad lo hace muy durable, como para heredarlo de generación en generación, y gracias a su tamaño de 2.25 x 2.25 cm es muy fácil de guardar.

Mayor información en la página Web www.nambe.com