Si tienes en casa un viejo tronco o si encuentras algunos en un paseo por el campo, no dudes en llevarlo a casa, un simple tronco puede aportar mucho a la decoración. En el post de hoy te propongo que lo conviertas en un original reloj de pared con cierto aire rústico

Un reloj como este:

reloj

  • Lo primero que debes hacer es cortar la madera. Ten en cuenta que la superficie debe quedar lisa para que las agujas, al moverse, no encuentren ningún obstáculo ni imperfección que impida que giren.
  • Una vez que el tronco esté cortado y listo para comenzar a darle forma, el siguiente paso es marcar el centro. Haz una marca en el centro y realiza con el taladro un agujero que atraviese el tronco.
  • Ahora puedes comenzar a marcar los números. Puedes marcar sólo el 12 (como en la imagen), marcarlos todos o, si lo deseas puedes incluso dejarlo sin números. Todo depende del resultado que desees obtener y de tus propios gustos personales.
  • Una vez hecho esto ya tienes la base lista, sólo falta la maquinaria del reloj. Coloca las agujas y la máquina y… ¡ya tienes tu reloj!

A esta idea le puedes aplicar cualquier cosa que se te ocurra con el fin de lograr un reloj que se adapte a tu decoración: puedes pintar el tronco de un color que se ajuste a tu decoración, puedes realizar los números con papel estampado o cualquier otro material y pegarlos en lugar de marcarlos… Deja volar tu imaginación y lograrás resultados espectaculares.