Ayer vinieron unos amigos a cenar a casa, y claro primera cena de inauguración del piso pensé en decorar la mesa con algo especial, quizá unas velas y unas flores… en fin que se me echó el tiempo encima y no me dió tiempo a preparar nada.

Así que me puse rápidamente a navegar por la red buscando sugerencias para realizar unos centros de mesa originales, y sobre todo de ” andar por casa”, para que los puediera hacer con cosas que tenía en mi casa, algo facilito. Y así buscando, buscando encontré estos originales y divertidos portavelas elaborados con pimientos de colores.

Me fuí a la cocina a ver si me quedaban pimientos  y si, en la nevera había 4 pimientos 2 rojos y 2 verdes, así que este centro de mesa me resultaba fácil de hacer ya que tenía la materia prima. Busqué unas velas, y me acordé que mi hermano me había regalado una fondue y un paquete de velas para que la pusiera en funcionamiento. Así que ya tenía las velas y los pimientos y me puse manos a la obra.

Lo primero que decían que había que hacer era igualarlos para que quedanran planos y no se volcaran, ya que los pimientos no tienen todos la misma forma. Después había que quitarles la parte de arriba, la del rabito, y las pepitas. Y el siguiente paso era dejar el pimiento a una altura más o menos del tamaño de la vela, y las pones encima de un plato mono con unas florecillas que cortes de una maceta que tengas por casa, y listo.

He deciros que no soy mañosa, y que mis pimientos no quedaron tan bien como los de la imagen, porque claro mis velas eran muy chiquititas, y el portavelas, más que un portavelas parecía un posavasos, pero aún así no me quedaron mal.

Pero quería compartir esta idea tan original con vosotros porque igual alguna vez os saca de un aprieto, aunque también os digo una cosa no es obligatorio poner centros de mesa, pero siempre le da otro color a la mesa.

Vía: cocinaconana