Como todos sabemos, todas las habitaciones de la casa son diferentes, pero hay una cosa que tienen en común: la iluminación, y nada mejor que la luz natural. Sin embargo, cada habitación precisa de diferente iluminación.

La sala de estar es la división central del hogar y se utiliza para muchas funciones diferentes. En este espacio, la familia y los amigos se reúnen, se lee, se ve televisión, se juega, se escucha música y se intenta relajarse, entre muchas otras actividades diarias.

espacios con iluminación natural

Las diversas formas en que usamos la sala hace que hayan varios requisitos para su iluminación, tanto con luz natural como con luz artificial.

Trate de llevar tanta luz del día como sea posible a la sala, por ejemplo, mediante la colocación de varias ventanas en toda la habitación. Una ventana en el techo proporciona la mejor iluminación en el centro de la sala.

Las paredes, muebles y alfombras oscuras absorben mucha luz. Opta por cortinas, paredes y techos de colores claros. Además, trata de no cerrar las cortinas, a menos que el sol comience a molestar el ambiente interior.

Coloca los muebles con el fin de aprovechar al máximo la luz del día. Puedes crear un rincón de lectura junto a una ventana y poner el televisor en una zona oscura para evitar reflejos en la pantalla.