“KuKunochi” es el guardián que, en la tradición mítica del Japón, protege los bosques y la naturaleza. Es hijo de Izagani e Izanami, dioses de la vida y la muerte, y nació durante la creación del universo, mucho antes que Oyamatsume, deidad de las montañas, y de Kaya-no-hime, deidad de las praderas. También llamado “dios del tallo” o “dios de los árboles”, fue creado justo después de la aparición de los ríos, las montañas y los mares y desde siempre ha sido un ejemplo de respeto hacia la madre naturaleza y un elemento lúdico para la educación medioambiental. En este momento de crisis ecológica global no está demás el rememorar la fantástica labor que en tradicionalemte cumple esta figura y por medio de él incentivar en nuestros hijos y en nosotros mismos una actitud respetuosa y conciliadora con el ambiente.

Imagen 1

El sillón KUKUNOCHI nació de la inspiración que surgió de la propia naturaleza combinada con la calma que existe en los jardines tradicionales japoneses a los cuales tiene también una clara remembranza. La combinación entre la suave textura de los cojines, hechos en espuma de uretano, y la bella, muy cuidada y fina forma del espaldar del sillón, que rememora un bosque, hecho en madera de fresno blanco, hacen parte del homenaje que el sillón KUKUNOCHI, hecho por la casa de diseño LEIF.DESIGNPARK, rinde a la fantasía y al espíritu ecológico que de forma milenaria ha caracterizado a esta cultural oriental. Para adquirir el ecológico sillón lo mejor es visitar la página Web www.leif-designpark.com.