Mi psicoanalista siempre me pide que hable sobre mí y eso es lo que hago desde que tengo uso de razón. Hablo de mí, no intento determinar principios universales, ni responder preguntas filosóficas, solo hablo, en este caso, sobre mi trabajo que es muy concentrado, meticuloso y detallado. Trabajo un tema en concreto que es la decoración y el diseño pero con algunas excepciones. En todo caso todos mis temas confluyen en el mismo: el diseño, su forma y su función.

Soy consciente de que todo entra por los ojos y de que los míos han sido entrenados para seleccionar, así que no estoy capacitada para decir que no me importa la apariencia de las cosas, cualquiera que sea la cosa –animal, vegetal o mineral. Pero hay algo que busco siempre acompañando la belleza, que me parece indispensable y definitivo; la funcionalidad. Cuando un mueble además de ser bello y de hablarme de una historia cultural resulta ser útil y confortable, pienso que he acrecentado mi patrimonio.

En este sentido los diseños modulares me encantan, cuando el módulo es bello, las construcciones son novedosas y el conjunto es útil. Un caso perfecto es la estantería STOCK del estudio de diseño DROR, que está compuesta por cuatro piezas que interactúan creando una variedad de formas que en todos los casos permiten almacenar desde libros de gran formato hasta Cds. Construido en madera laminada, enmarcada en un diseño minimalista y funcional, este accesorio cambia de tamaño, de capacidad, de uso, sin generar desperdicios, sin perder su propuesta estética y resultando bello y discreto. Mayor información en la página Web www.studiodror.com