duchaNo puede haber una ducha más pequeña y más sencilla que ésta, casi parece de juguete. Y es que cada vez pagamos más por unos pisos cada vez más pequeños (aunque eso es un tema a parte) y las nuevas necesidades provocan que aparezcan los diseños más inusitados. Un ejemplo de ello es esta ducha Pluviae de Mattheo Thun.

No tiene más de lo imprescindible: la ducha y una cortina, hasta el punto de que la tubería de la “alcachofa” sirve para enganchar la cortina.

Más información: mattheothun

Via: decoracion.trendencias.com