Yo soy una mujer tranquila, que siempre evita los conflictos y que cuando tienen que lidiar con alguno lo hace de forma mesurada, siempre intentando entrar en diálogo y llegar a un acuerdo. Pienso que las actitudes negativas, en cualquiera de sus expresiones más pequeñas y grandes, son un defecto que todos los humanos tenemos y con él debemos aprender a vivir. Claro que muchas veces me he salido de mis casillas pero evito que me ocurra, siempre tengo en mente que es un sino natural y que es mi deber controlarlo.

En la resolución de conflictos, en general, lo importante son los resultados así que lo que debe hacerse en mediar entre lo que las partes están dispuestas a ceder. Cuando una de las dos partes no retrocede un centímetro en sus posiciones, y el acuerdo es necesario, el verdadero trabajo del mediador es convencer a la parte receptiva de que no solo ceda a lo que esté dispuesto sino que acepte todas las condiciones del adversario intransigente. Después de que ya se ha llegado a un acuerdo se deben tomar medidas para corregir la inconformidad del principal afectado.

Definitivamente para encontrar respuestas es necesario estar calmado y dispuesto a escuchar. La luz purifica, incluso la de las lámparas. Si hiciera falta un rato de introspección la lámpara RUT, diseñada por Ola Wihlborg para casa de diseño española Lujan+Sicilia, tiene la capacidad de disuadir pensamientos y dudas. Está fabricada en acero lacado y existen también versiones de piso y de techo. Las mejores lámparas en la página Web www.lujan-sicilia.com/