Si queremos comprar mejor y con inteligencia, lo ideal es saber qué queremos comprar, qué nos ofrecen y qué es lo que nos vamos a llevar.


Por ello en el artículo de hoy y como complemento a los anteriores hablaremos sobre la madera dura y la blanda.

Básicamente en el mobiliario de madera, debemos saber que muchos de ellos se encuentran fabricados en madera dura.

Se considera material duro cuando la madera viene de árboles como el roble o el ébano, entre otros.


Se considera madera blanda cuando provienen de árboles como el pino, el cedro, el abeto, el alerce, el hemlock, el ciprés, la secoya o el tejo, entre otros.


Cuando vamos a adquirir muebles para nuestro hogar, tenemos que tener cuidado con lo que vamos a comprar.

En ocasiones pueden vendernos mobiliario de madera verde ¿Qué quiere decir esto?


Esto significa que la madera ha sido cortada muy pronto, cuando aun no estaba seca. Por ello los muebles fabricados con este tipo de madera son mucho más vulnerables y sensibles a las temperaturas.

De esta forma las piezas pueden proceder a deformarse, astillarse e incluso pueden resquebrajarse.

Si no queremos realizar una “mala” compra, os recomendamos desde Decoración 2.0 que busquéis posibles grietas o estillas en el armazón.

Estos “desperfectos” podrán ser ocasionados por haber fabricado el artículo con madera verde. Incluso si nos fijamos en el color puede que tengo un cierto tono verdoso.

Así que ya sabéis, cuando vayáis a comprar mirad muy bien las piezas que deseáis adquirir y si os merece la pena la relación calidad precio.

Felices Fiestas.