Materiales:

  • Un almohadón
  • un sweter
  • pegamento para tela
  • tijera
  • hilo y aguja
  • botones
  • cinta

Proceso:

Utilizaremos un almohadón que se ajuste al ancho del sweter que vamos a utilizar para así no tener que recortar y coser las esquinas. Cortamos el cuello y los brazos del sweter para lograr una forma lo más cuadrada posible (dejamos las costuras de los lados intactas).

Aplicamos el pegamento para tela. Damos la vuelta al sweter y cosemos o pegamos el lado abierto. Lo giramos de nuevo e insertamos el almohadón por dentro y doblamos la tela cerca del borde. La ajustamos con dos o tres botones que irán sostenidos por bucles de cinta y ya tendremos terminada nuestra almohada.

Vía: imujer