Si tuviésemos que adivinar que este elemento decorativo es un radiador, seguro que no lo adivinaríamos hasta acercar la mano y notar el calor. Pues sí, lo es, es un radiador inspirado en los característicos bloque de Lego comercializado por Scirocco que se combina con las últimas innovaciones técnicas del mundo de la climatización.

Está diseñado por el arquitecto Marco Baxadonne y se llama Brick (no podía ser de otra forma). Está fabricado en aluminio con un interior por el que circulan tubos de cobre y planchas de aluminio que dotan el producto de gran versatilidad y térmicamente eficiente. Pero lo más asombroso no termina aquí: cada brick tiene un doble sistema de fontanería, uno conectado al sistema de calefacción y otro para conectarse a otros ladrillos, como si de un Lego real se tratase. Es perfecto sobre todo para habitaciones infantiles o decoraciones llenas de color.

Más información: Scirocco