Me encantan las tardes de museos y exhibiciones, del tipo sábado en la tarde con amigas. Quedar después de una comida ligera con tres de tus mejores y dejar a tu esposo en casa con los niños. Seguramente las que se visitan son las gratuitas, las de temporada o alguna apertura de galería. Las colecciones permanentes de los museos son una excelente opción para una visita más tranquila y extensa. Todo en la ciudad se paga.

Es una actividad que me encanta, un poco ligera pero muy edificante y lo digo con voz de profesional porque soy una experta (mis amigas y yo). Desde que nos conocimos en la Facultad no paramos de vernos para pasear y actualizarnos en el qué, quién y dónde de las colecciones de arte en la ciudad. Yo debo confesar que colecciono muebles porque mi posición de trabajadora asalariada, esposa y madre, no me permite coleccionar arte.

Una buena combinación entre arte y amueblamiento es la colección The Ultimate Art Furniture del diseñador Constantine Boym, para BOYM PARTNERS, que convierte clásicas obras de arte en objetos utilitarios como una silla de brazos, un sillón, una mesa de centro, un reloj de pared, un espejo y unas lámaparas fantásticas que ahora son mi obsesión. Mayor información en la página Web http://www.boym.com/