No me gusta sentirme influenciada por las personas y sus formas de actuar. Estoy conforme con el hecho de ser afectada por los sentimientos, por el medio ambiente, por la nutrición, ¿qué se yo?, pero no soporto escucharme hablando como otra persona o teniendo las mismas actitudes o posiciones. Por supuesto entiendo que yo no soy única pero me refiero a algunos momentos en los que dejo de ser yo misma y me convierto en una imagen de lo que quisiera ser. Me veo ridícula.

Es cierto que admiro a muchas personas por diferentes cosas y que de ellos he aprendido mucho en todos los aspectos. Es cierto que me siento inconforme con muchas de mis características personales y profesionales. Pero ninguna de las dos anteriores verdades pueden excusar mi exagerada libertad para adoptar modelos sin analizarlos apropiadamente y convertirlos a mi propia realidad.

El espíritu indiferente y elegante de los modelos más sencillos del Bauhaus son diseños que además de tener una perfecta composición y estar fabricadas con materiales no reflejan más de lo que realmente son. La perfecta relación entre forma y función de la silla Wassliy, diseñada por Marcel Breuer para Knoll, es simple, elegante y discreta, en sus medidas posibles. Mayor información en la página Web http://www.knoll.com