Una mesa auxiliar, se puede convertir en un mueble imprescindible en el hogar o en cualquier lugar de trabajo. Estas, tienen mucho encanto y sirven para cualquier utilidad que se le quiera dar, desde poner el teléfono, hasta servir un aperitivo. A la misma vez, sirven de estupenda decoración, pues son muy auxiliares para esos pequeños rincones que quedan vacíos, además son de lo más cómoda de mover o cambiar de sitio. A veces, llega a sustituir a las mesas de centro e incluso a las mesillas de noche en las habitaciones.

Cuando decidas en comprarte una, elígela de lo más destacado dentro de tus gustos, que tenga algo que la haga especial ante el resto de los muebles, pues le dará un toque de encanto al resto del hogar. No tengas miedo a que  destaque por ser de material o diseño diferente, todo lo contrario, quedará de lo más acertada.

Si deseas un toque actual, una mesa en color rojo, te llena de color la estancia. El modelo, ha de tener algo especial que llame la atención, por ejemplo, una forma poco tradicional o más bajita de lo normal, hay algunas que incluyen el revistero.

Para la cocina, las mesas auxiliares, igualmente resultan de lo más versátiles. En los modelos coloniales, las que llevan ruedas, sirven de todo un gran complemento, ya que al llevar almacenaje, te van sirviendo de un lado a otro para coger lo que más necesites sin tener que ejercer nada de peso en el transporte.