Si es que es preciosa, tan bonita, elegante… y ella ¡gira que te gira! Las bolas de discotecas son objetos  fabulosos y muy decorativos  ¿Te apetece preparar una juntos? ¡A mi me encantan!


La bola de discoteca tiene muchas denominaciones como bola de espejos, bola brillante o de brillo, esfera especular… etc.  La peculiaridad de esta bola es su composición, ya que se estructura de pequeñas placas de superficie espejada, más o menos iguales en tamaño, cuya incidencia de la luz hace que se refracte en multitud de reflejos; produciendo en la sala, a medida que la bola gira, un festejo de luces.

El precio de la bola de disco suele oscilar, según el tamaño de la misma y si lleva o no lleva motor…etc., entre  40 y 100€; a veces más, a veces menos. Pero el bolsillo no está para muchos “caprichos” por lo que siempre se encuentra ahí, en la discoteca… suspendida en el aire y nosotros ¡queremos una!

¿Os la imagináis, verdad? ¡pues alegrad esas caritas! hoy me gustaría mostraros cómo hacer una bola de disco al precio más bajo del mercado… así ¡todos los bolsillos podrán disfrutarla!

El primer paso es hacernos con una bola de poliestireno expandido; sí, ese material blanco, de las cajas de embalaje, que parece estar hecho de miles de bolitas pequeñas. Debemos atender a las dimensiones que queremos que tenga nuestra bola de discoteca. Pensar de antemano si es para colgarla en una habitación o la queremos, por ejemplo, para el retrovisor del coche.

Una vez decididas las dimensiones de nuestra bola procedemos al paso número dos. Para este paso es necesario hacer recopilación de algunos de los CD´s que no nos valga, por el motivo que sea; cortaremos en cuadrados, mas o menos del mismo tamaño, todos los CD´s. Las medidas del tamaño de los cuadrados y la cantidad de los mismos dependen de las dimensiones de la bola, pero mientras más pequeños se hagan mas sencillos de colocar y su efecto de luz quedará bastante más autentico.

Una vez cortados con cuidado, para no despegar la película de los CD´s que es la que hará de espejo, procedemos a pegarlos. El siguiente paso es coger la bola de poliestireno expandido y pegar todos los cuadrados uno al lado del otro, atendiendo a la forma esférica.

Si habéis seguido los pasos os debe quedar algo como lo que veis. ¿Y, ahora? ahora es el momento de pensar dónde colgar nuestra bola de disco – eso sí, sin motor…-  esto ya lo dejo a vuestro ingenio.


Compartir
Artículo anteriorVarias funciones un mismo espacio
Artículo siguienteGiddy up, un clásico que vuelve
Silvia Martínez Casares
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!