Microcemento: Novedosa técnica para renovar espacios

Si se ha vivido en una casa por mucho tiempo es normal querer hacer reformas para modernizar los espacios, hacerlos más chic e innovadores y cambiar la imagen por completo.

Sin embargo, muchas veces no se cuenta con grandes cantidades de dinero para reformas integrales que implican, por ejemplo, remover azulejos para poner unos más modernos o bonitos; o cambiar baldosas y poner un suelo nuevo. Pero, existen nuevos materiales más baratos que evitan los escombros y grandes gastos.

Microcemento: Barato, estético y funcional

El microcemento es uno de esos materiales que permite algunas reformas de bajo presupuesto. Se trata de un revestimiento que se puede aplicar sobre un suelo cualquiera sea el material sin tener que removerlo y botar los escombros.

Este revestimiento hecho con una base de cemento, resinas, polímeros y pigmentos permite preparar la mezcla y colocarla sobre cualquier superficie, por lo que resulta más barato ya que no hay que quitar nada.

Por otra parte, dado que existen varios tipos que se adaptan a las diversas necesidades de exterior, interior, zonas de alto tránsito, espacios antideslizantes y a la enorme cantidad de colores, se puede usar en proyectos de decoración tan variados como casas de uso residencial o naves industriales o comerciales.

Microcemento para renovar las paredes y los techos

El microcemento ha evolucionado hasta convertirse en una tendencia de pleno derecho en el diseño de interiores y exteriores. Su aspecto sigue añadiendo distinción y un montón de ventajas a casas y espacios de todos los estilos.

Es una cubierta decorativa resistente a las manchas, flexible y puede utilizarse en cualquier tipo de superficie como suelos, paredes, techos, piscinas, patios, terrazas, garajes y más. Como no poseen juntas, su mantenimiento se hace más fácil y brinda una sensación de amplitud que hace ver los espacios más amplios.

La versatilidad y elasticidad, aunadas a su fácil aplicación, hacen de él un material perfecto para ser usado en superficies horizontales y verticales. Esto debido a su gran adherencia. Su aplicación da nacimiento a pavimentos continuos, modernos, minimalistas y sofisticados y como viene en una gran gama de colores, se combina con cualquier tipo de diseño o decoración.

Dependiendo de las necesidades de cada proyecto, la aplicación puede proporcionar resultados únicos y distintos, y la variedad de texturas y tipos para los diversos usos permite crear espacios únicos.

Tipos de microcemento y sus usos

Estos son los tres principales tipos de microcemento

Microcemento bicomponente

Es un tipo de microcemento a base de cemento y resina pensado y fabricado para el profesional de la construcción que desea crear y aplicar sus propias mezclas. Posee máxima adherencia y excelente capacidad de manejo y trabajo, por eso quien lo aplica tiene a su disposición morteros para su preparación y terminación con una amplia variedad de texturas para revestir todo tipo de espacios como suelos y paredes en interiores y exteriores.

Microcemento listo para el uso

Es un tipo de empastado que hace el trabajo y la vida más del aplicador más fácil porque es un producto innovador que ofrece un acabado con colores más continuos en suelos y paredes.

Solo hay que añadirle el pigmento elegido de su enorme paleta de colores y batir la mezcla para conseguir un revestimiento con muy alto valor estético y decorativo. Es ideal para quienes deseen renovar todo tipo de superficies.

Microcemento monocomponente

Es un producto que concede a las superficies una enorme dureza y una gran resistencia mecánica. Al aplicador le ahorra el hecho de preparar la mezcla y al dueño de las reformas le reduce el presupuesto, pues aminora los gastos de transporte. Este tipo de microcemento contiene una resina en polvo y está diseñado para el aplicador que quiere renovar ambientes y apuesta por revestimientos resistentes que, a la vez, aporten alto valor estético.

¿Dónde se puede usar microcemento?

Dada su versatilidad, dureza, durabilidad y valor estético, el microcemento de puede usar en:

  • Paredes tanto internas como externas, fachadas de edificios y casas.
  • Suelos en casas, pisos, naves industriales, centros comerciales, plazas, parques e instalaciones deportivas.
  • Piscinas tanto en el vaso como en los alrededores por ser resistente, impermeable y antideslizantes.
  • Techos.
  • Escaleras y demás sitios de alto tránsito de personas.
  • Cocinas y baños por ser lavable, impermeable y duradero.

Ir arriba