En la mente del diseñador Carlos Tíscar los muebles de casa le recordaban a veces a singulares caras humanas, o como pequeños robots que por la noche, cuando todos duermen, cobran vida (algo así como los juguetes de Toy Story). A mi me sucedía lo mismo, y me gustaba buscar esas caras por todos los muebles de la casa, pensando que uno estaba enfadado, el otro contento, uno era mayor, otro un niño…. la diferencia entre el diseñador y yo es que él decidió darles vida y crear sus propios diseños con caras y gestos, y así llegó a la creación de Facebox.

Se trata de cajoneras con ruedas de varios colores y tamaños, con tiradores con forma de ojos o boca, que se pueden adquirir a través de la web  y que se definen como “una familia de pequeños muebles que además de ser muy útiles te acompañan con su simpática presencia”.

Carlos Tíscar pone la imaginación y la empresa BM la logística, con la que cada uno puede entrar y elegir el modelo que más le guste de los disponibles o crear sus propias combinaciones. Son realmente divertidos.

Más información: Fabebox

Vía: Entre padres