Los muebles de las habitaciones de los niños, han de ser funcionales, pues su uso continuado de estudios, tiempo libre, reuniones de amigos… va a estar presentes y el mobiliario le ha de servir para todo este tipo de ocasiones y momentos.

El color ha de ser el que más les agrade, pues son ellos quien se van a relajar a la hora del estudio y han de estar cómodos.

El escritorio, parte fundamental del conjunto, es muy importante, ha de ser de forma que pueda aprovechar todo el espacio, que no queden rincones muertos, es decir, que sus útiles escolares y de trabajo, ocupen todos los lugares. Intenta que la silla tenga ruedas para su fácil manejo de movimiento, evitarás así las rozaduras en el suelo a la hora de desplazarse.

Elemento indispensable, la lámpara del escritorio, pues la luz no debe faltar en un lugar de estudio.

Complementos del mobiliario son los estantes para ubicar el resto de libros y demás útiles necesarios.

Si la habitación del niño cambia de color conforme se va haciendo mayor, y quieres economizar un poco, lo ideal es que sea de color natural, por ejemplo, pino, roble… cualquier color natural de madera que esté lejos de los colores infantiles, pues los niños crecen muy deprisa y se cansará de muñequitos y dibujos de personajes animados. Otro color opcional, puede ser el blanco, este color no se pasa de moda en los muebles, aunque es un poco incómodo para la limpieza.

Fuente: espacio niños