Con el paso del tiempo, hay materiales que se han dejado a un lado en cuanto a la fabricación de muebles, uno de ellos, el hierro. Este material, era trabajado en tiempos anteriores a través de la técnica del patinado, pero hoy en día, en nuestros actuales y modernos hogares ya no tienen cabida. Pero siempre hay a quien le encantan las tendencias nuevas y originales y prefieren, en este caso, los muebles de calidad, antes que los más modernos o actuales.

Esta técnica, trabaja el hierro de manera que le da un brillo a su superficie que aun con el paso del tiempo, las piezas fabricadas, luzcan de manera espectacular.

Estos muebles, se someten a un efecto antioxidante. Posteriormente, se le aplica un color mate y a continuación, cera o pasta, la cual, le marca el aspecto envejecido.

Estos muebles, se acoplan igualmente a interiores como a exteriores. Las temperaturas, no son ningún problema para ellos, pero sí lo es la humedad, por ello, no se usa tanto en lugares en donde el clima es bastante húmedo. Casi siempre, se contemplan en ambientes rurales.

Están presentes en cualquier útil del hogar que se use diariamente, por ejemplo, en camas, mesas, sillas… e incluso partes decorativas de otro estilo de mueble, es decir, en forma de combinación de dos materiales.

En los hogares de antaño, en los cuales, no se pensaba en la constante reforma de las tendencias de moda, los muebles, eran fabricados de esta forma, por su resistencia y durabilidad.