Los muebles de trabajo, son muy importantes para sentirse cómodo haciendo las tareas. Muebles multifuncionales, son los más prácticos, pues ahorran mucho espacio y se aprovechan para colocar los útiles y elementos.

Libreros que sirvan de cajonera para guardar archivos, se pueden usar a la vez de mesa auxiliar.

Las pequeñas mesillas con ruedas que tienen cajones, son muy útiles para llevarlas de acá para allá, según la necesidad que se tenga y guardarlas cuando no las necesites.

Lo más básico, es el escritorio y la silla. No elijas cualquiera de ellos, pues son los que más te deben ofrecer comodidad para estar horas haciendo tu trabajo. Procura que a la mesa no le falten cajones, aunque hay quien las prefiere sin ellos, pues les resulta un poco incómodo. Si para ello, tienes un gran estante donde colocar los accesorios y documentos, puedes evitarlos. Hay mesas de vidrio que resultan de lo más modernas, también están las de madera de toda la vida para los más clásicos.

La silla, procura que sea ergonómica, que se adapte a tu postura para evitar molestias de espalda, si la silla va a juego con el resto del escritorio, mucho mejor y más estético. Si tu lugar de trabajo, es un despacho, en donde recibes visita, cuenta con sillas auxiliares que combinen igualmente con el decorado.

No olvides que estos lugares de trabajo, han de estar bien iluminados, radiar comodidad, con sus utensilios correspondientes, por ejemplo, que no te falten accesorios como los útiles de oficina (organizadores, porta lapiceros, papelera…).

Fuente: decora ilumina