Cuando tenemos poco espacio, hemos de procurar aprovechar lo máximo posible, para ello, los muebles deben ser escogidos de manera particular, calculando los metros disponibles y evitar que todo parezca abarrotado.

Para conseguir esto, los sofás de módulos, nos ofrecen una buena solución, pues se pueden hacer con ellos, todas las combinaciones posibles que se adapten al espacio, ya que sus las diferentes piezas en que están compuestos, son de distintos tamaños y podemos jugar a modo de puzzle.

Para completar estos sofás modulares, los pufs, te hacen ganar más comodidad al espacio. Te recomendamos que si este es tu problema, los colores, los escojas en tonos claros, pues dan más sensación de espacio.

Otro buen remedio, en esta ocasión, para usar de mesa de centro, son los baúles, pues su doble utilidad, los hacen un complemento ideal para los lugares que necesitan de espacio. Un lugar de almacenaje muy bien pensado.

En los lugares escasos de espacio, en ocasiones, las ventanas, reducen todavía más los metros. Si quieres aprovechar el hueco de las ventanas, puedes colocar un mueble bajo, a la altura de esta. Su función, será como repisa ampliada, en ella, se pueden colocar lámparas, objetos decorativos, con la ventaja de que en la parte inferior, habrá ubicado un armario o cajones para almacenar tus accesorios y útiles personales. También, este estante, se puede situar un poco más bajo que el nivel de la repisa, sirviendo así como cómodos asientos para completar el mobiliario.