Los espacios reducidos, son en ocasiones un problema, esto lo podemos resolver con un poco de ideas, para ello, están los muebles pequeños y funcionales.

Actualmente, la mayoría de los hogares son pequeños, habitaciones pequeñas, salas, cocinas…a ello, acompaña las formas irregulares, rincones desaprovechados… todo un conjunto que puede llegar a mostrar irregularidad.

Antes de nada, hay que pensar qué cosas son las que hay que guardar (ropa, sábanas, colchas, CD, libros, juguetes…), una vez, tenido en cuenta, podremos saber qué clase de mueble es el más adecuado para ello, ha de ser un mueble que sirva de almacén y no ocupe demasiado lugar.

Las mesas de escritorio sin cajones, resultan desaprovechadas, pues los materiales y útiles de trabajo se han de guardar en algún sitio si queremos tener un poco de orden. Si sobre la mesa de trabajo, tienes un ordenador, utiliza bandeja para el teclado para tenerlo todo más recogido.

En el salón comedor, es imprescindible tener a mano la vajilla, pues resulta algo incómodo entrar y salir de la cocina para sacar algún plato o vaso olvidado, para ello, los aparadores, son un buen almacén de menaje en este lugar.

Las mesas de centro, en las cuales, va todo a para, lo mejor es elegirlas con estantes bajos, así puedes poner algunos objetos (libros, figuras, cajitas de bombones, cestita de caramelos, macetitas), de esta forma no molestará nada si tienes que servir alguna copa a las visitas os simplemente poner  algún aperitivo mientras estás viendo la televisión.

Fuente: decora ilumina