El eje central de una sala, es por supuesto, la televisión, sobre todo en esas pequeñas salas en las cuales, nos sentamos a ver nuestra peli preferida o a tomar un cafetito con las amigas.

Los muebles que han de contener la televisión, se convierten en un elemento principal decorativo, que a la vez, ha de ser funcional. Estos muebles, pueden empotrarse en la pared o tener la cualidad de ser móviles.

Los que están empotrados, pueden ir pegados, colgados e incluso sobresalir de la estructura, a modo de repisa. Los materiales, son muy diferentes: vidrio, madera, plástico, cemento… esto depende de la decoración general. Este tipo de muebles, se fusionan con mucha armonía, pues al estar pegados a la pared, se incrustan a modo de huecos. En las repisas, se suelen poner los accesorios más decorativos.

Los que funcionan con movilidad, son más fáciles de encontrar en cualquier tienda. A veces, dan lugar a poder montarlos nosotros mismos y se distribuyen por secciones. Estos muebles, suelen ser de madera y tienen tres secciones: espacio para la tele, cajones y repisas. En el centro, suele estar el amplio espacio para la televisión, a ambos lados, las repisas y en la parte inferior, los cajones. En esta clase de muebles, los elementos decorativos, se colocan en las repisas más alejadas del aparato de televisión, en las más cercanas, los reproductores de DVD o accesorios de esta. En los cajones, los elementos que no son muy atractivos para la decoración.

Antes de comprar un mueble de estas características, has de tener en cuenta lo siguiente:

–                    medida de la televisión

–                    colores y materiales acordes al resto de la decoración

–                    espacio donde vas a colocar el mueble

Fuente: decora ilumina