En este ejemplo lo vemos como un mural para guardar y mostrar dibujos realizados por niños pero en realidad podemos aplicarlo a cuarquier tipo de imagen, ya que la idea nos ha parecido buenísima.

mural-infantil-palos-y-cintas

Simplemente con dos ramas de arbol, palos, o cualquier otro objeto curioso y principalmente longitudinal podemos hacer este “expositor”.

También necesitaremos cintas (resistentes) y lazos de diferentes telas y colores para combinarlas y colgar las imágenes. El proceso es sencillo. Debemos colgar primero el palo (o los palos) en la pared. Podemos hacerlo de la forma que más nos convenga y menos daño haga a nuestra pared.

Una vez que estén colgados nos diponemos a instalar los lazos, establacer las distancias entre unos y otros y el tamaño para que nos queden asimétricos.

En cuanto a las imágenes, podemos pegar por la parte trasera una cartulina gruesa o un cartón para que al colgarlos no se doblen ni deformen. Con esto ya solo nos queda pegar por detrás de cada “cuadro” la cinta, esperar a que se seque y voila!!, tenemos  nuestro mural.

Un consejo, el grosor de la cinta dependerá del tamaño de la imagen o dibujos que vayamos a colgar.

Más información: Fortytworoads

Vía: Craftzine