Tengo un amigo que viene de visita a la ciudad y quiere que le sirva de guía durante el tiempo que esté aquí y eso la verdad me viene muy mal porque estoy fatal de tiempo; entre la oficina, los niños, el entrenamiento físico y mi esposo, no me queda mucho para hacer labores de turismo. Además es un antiguo ex novio al que Nicolás no le tiene mucho cariño, puede ser porque le quise mucho y además porque cada vez está mejor. Por eso mismo debo sacar tiempo para verlo.

Y la verdad es que el guapo no ayuda mucho. Hoy quedamos de vernos a las 6 en punto, justo después de que yo saliera de mi oficina. Para poder hacer eso tuve que negociar la recogida de los niños y la preparación de la cena, además de salir 15 minutos más temprano. Y a las 6 de la tarde no llegó, di a las 6 y 5 mintuos, ni a las 6 y media. Me dio plantón mi ex novio bien parecido, en Madrid, un día de invierno.

Llegué a casa como si nada, no di noticia del suceso porque pasaría vergüenza. Para este tipo de situación siempre me acompaño de mi Coco Mini Bar, diseñado por Leonhard Pfeifer. Su parte exterior está pintada con esmalte para uñas Chanel No. 159 Fire Red y No. 18 Rouge Noir (es el que usa Uma Thurman en Pulp Fiction). Es el bar perfecto para una mujer fatal, como yo. Mayor información en la página Web http://pfeifer.squarespace.com/